• thumb_img source_img

Sardinilla Vengarco en Salsa de Tomate 16/22

1 Comentarios Add your review

Disponibilidad del producto : Producto en stock

Producto: Sardinillas en salsa de tomate 16/22 piezas

Especificaciones: Sardina pequeña (Sardina pilchardus) de tamaño homogéneo en salsa de tomate. Seleccionadas a mano en cada lata.

Ingredientes: Sardina 73%, tomate 20%, aceite de oliva 7% y sal.

Proceso de elaboración: La sardinilla, pese a ser un pescado, es un producto exigente y presenta un proceso de elaboración con bastante trabajo. A la llegada a fábrica, la sardinilla se descabeza y eviscera con mucho cuidado para evitar roturas y no estropear la presencia de la misma. A continuación, se colocan en parrillas, pasándolas y sumergiéndolas en salmuera (agua y sal), para que le de sabor y dureza. Posteriormente, son sometidas a un tueste tradicional y empacadas a mano en cada lata. Se le añade una cobertura de salsa de tomate, se cierran y esterilizan los envases, los cuales son procesos rigurosamente controlados, que garantizan la conservación y calidad del producto durante años sin necesidad de añadir conservantes ni adictivos artificiales. Después de esto, las latas ya están listas para su almacenamiento y posterior venta.

Cantidad

Producto: Sardinillas en salsa de tomate 16/22 piezas

Especificaciones: Sardina pequeña (Sardina pilchardus) de tamaño homogéneo en salsa de tomate. Seleccionadas a mano en cada lata.

Ingredientes: Sardina 73%, tomate 20%, aceite de oliva 7% y sal.

Proceso de elaboración: La sardinilla, pese a ser un pescado, es un producto exigente y presenta un proceso de elaboración con bastante trabajo. A la llegada a fábrica, la sardinilla se descabeza y eviscera con mucho cuidado para evitar roturas y no estropear la presencia de la misma. A continuación, se colocan en parrillas, pasándolas y sumergiéndolas en salmuera (agua y sal), para que le de sabor y dureza. Posteriormente, son sometidas a un tueste tradicional y empacadas a mano en cada lata. Se le añade una cobertura de salsa de tomate, se cierran y esterilizan los envases, los cuales son procesos rigurosamente controlados, que garantizan la conservación y calidad del producto durante años sin necesidad de añadir conservantes ni adictivos artificiales. Después de esto, las latas ya están listas para su almacenamiento y posterior venta.